Loading color scheme

Fauna

Caballito. Autor: Charlie Frutos Verdinegros. Autor: Charlie Frutos Zorro (Vulpes vulpes). Autor: Charlie Frutos
Buitre Leonado.
Autor: Omar Alonso Bautista
Verdinegros. 
Autor: Charlie Frutos
Zorro (Vulpes vulpes). 
Autor: Charlie Frutos
 
 

FAUNA DE MIRAFLORES DE LA SIERRA

Los distintos ambientes tanto naturales como humanizados de Miraflores de la Sierra y la diferencia de altitudes y orientaciones favorecen la extraordinaria diversidadde su fauna.

Muchos mamíferos son nocturnos y pasan desapercibidos, pero es fácil ver a la cabra montés en las zonas más altas. Entre pinares y robledales descubriremos los rastros de corzos, jabalíes y zorros, su visión será apenas una fugaz huida que hace más interesante el paseo silencioso por los bosques. Otros mamíferos pasan aún más desapercibidos, como la comadreja, garduña, gineta, lirones y otros roedores, excepto la ardilla, que puede verse en pleno día. Los más diversos son los murciélagos especialmente las especies forestales y los que aprovechan las construcciones rurales y urbanas para refugiarse. El lobo, tan deseado por los naturalistas como temido por los ganaderos, se encuentra a las puertas del municipio.

Las aves son el grupo más llamativo. Hay especies que crían aquí y se encuentran durante todo el año, las que en invierno migran al sur pero eligen la sierra para anidar y también algunas que vienen del lejano norte y pasan en las zonas bajas lo más duro del invierno. Por último, a través de los valles de Miraflores pasan muchas especies migradoras.

Entre las especies más destacadas están los buitres, negro y leonado, grandes águilas, real, imperial, culebrera y Bonelli, así como azor, gavilán, ratonero, águila calzada, halcón peregrino y cernícalos. Con la noche llegan los cantos del búho real, cárabo, autillo e incluso cerca de las viviendas mochuelos y lechuzas. El mosaico montaña, pinar, robledal, prados y pequeños cultivos, encinas y fresnos diversifica la presencia de pequeños pájaros, siendo muy abundantes los petirrojos, páridos en general, pinzones, currucas, lavanderas, mosquiteros, piquituertos, zorzales, picapinos, etc. El cuco se revela con su insistente canto y, más raro, el críalo, que parasitaa los córvidos. Entre estos, veremos al colorido y ruidoso arrendajo y los gregarios y azulados rabilargos.

Existe una gran variación altitudinal en las especies de reptiles: lagartija carpetana en lo más alto, lagarto verdinegro cerca de los cursos de agua y el gran ocelado en zonas más soleadas; lagartijas de Guadarrama y salamanquesas en las zonas más humanizadas y bajas. Hay siete especies de serpientes, incluyendo a la víbora hocicuda. Entre los anfibios las más destacablesson la rana ibérica o patilarga y la salamandra, en peligro por las enfermedades que les afectan.

La mayor biodiversidad faunística la aportan los invertebrados y especialmente los insectos. Muchos son endemismos de la Sierra de Guadarrama, algunos en peligro de extinción. En lo más alto vuela la mariposa Apolo y en los pinares la isabelina. Otras,no menos llamativas, son macaón ypodalirio. Algunas tienen colores llamativos al abrir sus alas pero al cerrarlas se camuflan perfectamente en los roquedos, troncos, musgos y líquenes.

Entre los escarabajos destacan aquellos asociados al robledal, como el gran ciervo volante (Lucanuscervus) y el longicorne (Cerambix cerdo). Pero los más interesantes son las especies endémicas, destacandolos escarabajos pipa (Iberodorcadion), llamados así por su parecido con las semillas de girasol. También hay endemismos serranos entre los saltamontes y chicharras de montaña.

Todos, desde las cabras monteses a los más pequeños insectos, son parte de ecosistemas muy complejos que deben ser estudiados y conservados.

Jesús Dorda Dorda

Conservador del Museo Nacional de Ciencias Naturales.