Loading color scheme

El relieve

Caballito. Autor: Charlie Frutos Caballito. Autor: Charlie Frutos Caballito. Autor: Charlie Frutos

Miraflores de la Sierra, municipio enclavado en la sierra de Guadarrama, se sitúa sobre los materiales más antiguos de Madrid con más de 500 Millones de años, los gneises. Se trata de rocas metamórficas, que podemos reconocer por su bandeado característico, que alterna minerales oscuros (biotita) y claros (cuarzo y feldespato). Esta orientación mineral es producto de la presión sufrida por la roca a lo largo de su historia geológica.

Estos gneises fueron originalmente sedimentos arcillosos y materiales volcánicos depositados en un medio marino poco profundo durante el Cámbrico y Ordovícico, en la plataforma marina del continente Gondwana situado en el hemisferio Sur, pero la colisión de continentes que dio lugar a Pangea durante el Carbonífero, levantó y plegó estos sedimentos, deformándolos, transformándolos y emplazándolos a miles de kilómetros sobre el nivel del mar. La fuerte erosión de las cimas, y la fracturación del viejo supercontinente hicieron posible que, por descompresión, las rocas más profundas llegaran a fundirse, ascendiendo poco a poco a medida que se iban enfriando. Así, se formaron los característicos cuerpos de granitos que rodean Miraflores (visibles en municipios como Bustarviejo, Soto del Real, o la Pedriza en Manzanares el Real). Las fracturas generadas durante esta convulsa historia actuaron como autopistas para fluidos hidrotermales y volcánicos, cargados en elementos metálicos que dieron lugar a mineralizaciones ricas en elementos con interés económico, tales como cobre, wolframio, arsénico y plata, y que han sido modestamente explotadas durante los siglos XVIII y XIX como es el caso de la mina "El Cubero".

Desde el Pérmico hasta el Jurásico la zona quedó a merced de la erosión, que prácticamente arrasó las montañas, dejando un relieve tan suave que facilitó la entrada del mar durante el Cretácico superior, en forma de una plataforma marina poco profunda. Estos sedimentos calcáreos y arenosos podemos observarlos a ambos lados de los puertos de Canencia y la Morcuera, en forma de cuestas, con buenos ejemplos en Pinilla del Valle y Guadalix de la Sierra.

Al final del Cretácico comienza una nueva etapa de activación del relieve (tectónica), debido al empuje de la placa africana sobre la europea, denominada Orogenia Alpina, responsable de los relieves que podemos ver hoy día, levantando algunos bloques como los Montes Carpetanos o la Cuerda Larga, y hundiendo otros como el valle de Lozoya o la Cuenca de Madrid.

 

Geosfera

Consultoria medioambiaental y educación.